Todo lo que necesitas saber sobre SEO negativo

seo-negativo

De entre todos los SEOs habidos y por haber, hay uno que me llama especialmente la atención. Es el SEO negativo o, como a mí me gusta llamarle, “la maldad hecha SEO”.

Este tipo de SEO es un conjunto de técnicas carentes de ética y potencialmente ilegales basadas en acciones de Black Hat. Suelen tener como objetivo la web de la competencia con el fin de conseguir que Google les penalice, les desindexe y bajen sus posiciones.

Existen muchas técnicas de SEO negativo, así que veamos algunas de ellas:

Hackeo

El hackeo es, de toda la vida, uno de los problemas que más tardamos en detectar y los que más rabia provocan. Aunque no os lo creáis, hay desalmados buscando webs vulnerables a las que atacar.

Una de las formas más comunes de estos hackers es mediante el uso de Kali-Linux, que en teoría es un software que sirve para realizar testeos a servidores propios, pero esta gente sin escrúpulos (habla la rabia) la usan para testear los servidores ajenos buscando fallos de seguridad por los que acceder a la web.

¿Cómo podemos evitarlo?

Estos son algunas de las formas para evitar los hackeos. Pero ojo, hay veces que no se pueden prevenir.

  • Tener la versión de tu CMS actualizada.
  • Tener los plugins actualizados.
  • Olvidaos de las contraseñas “contraseña123”. Intentad que tengan mayúsculas+números+minúsculas+caracteres.
  • Tener copias de seguridad.
  • Tener activada alguna herramienta de bloqueo de actividad sospechosa.

Sobrecarga de recursos

Este tipo de ataque SEO negativo consiste en enviar muchas peticiones por segundo al servidor, reduciendo así sus recursos. Se suele hacer mucho a través de webs que generan visitas de forma automática.

¿Cómo podemos evitarlo?

  • Cachear la web para poder eliminar datos innecesarios al instante.
  • Activar en tu servidor el HOTlink.
  • Poner especial atención a los archivos estáticos (Imágenes, CSS, JavaScript, etc).

Sobrecarga de la red

Esta práctica es muy similar a la sobrecarga de recurso, pero aquí la intención es sobrecargar la red del servidor, lo que es mucho más dramático. Lo que suelen hacer es atacar con miles de visitas hasta agotar los recursos red de la web que están atacando.

Esta sobrecarga se suele hacer mediante el uso de foros, de cuyo nombre no quiero acordarme, en los que por pagar tienes un número de ataques.

¿Cómo podemos evitarlo?

Si creéis que os pueden estar sobrecargando la red, podríais o bien incorporar a vuestras webs una herramienta que os dé el chivatazo cuando no haya servicio en vuestras webs, o bien avisar rápidamente a vuestros proveedores de servidor.

Contenido duplicado

Si el propio contenido duplicado es malo, imaginad que quien os copia es otro y lo hace en páginas potencialmente tóxicas.

Desde que Google lanzó la actualización Panda, que controla de quién son los artículos originalmente, esta práctica se ha complicado bastante aunque pueden darse diversos casos que compliquen la situación, por ejemplo:

Cuando existen varias copias del mismo artículo en la red, Google puede confundirse y posicionar a cualquiera de esas copias por encima de vosotros.

Si además quien copia el contenido es una web con una antigüedad y autoridad parecida a la nuestra sin dejar pasar mucho tiempo entre nuestro artículo y el suyo.
Si el atacante lograr indexar su contenido antes de que lo hagamos nosotros, Google le puede considerar como el autor original del contenido. Vamos, un robo a mano armada en toda regla.

¿Cómo podemos evitarlo?

  • Indexando inmediatamente los artículos para que Google nos considere el autor original.
  • Creando alertas de Google para que nos avise de forma automática ante copias idénticas.
  • Utilizando alguna marca de agua.
  • No poniendo el enlace como Do-Follow. Nunca se sabe dónde puede acabar nuestro artículo, y lo podrían distribuir por
  • páginas tóxicas.
  • Usando enlaces No-Follow para evitar una posible penalización.

Creación de Enlaces Tóxicos

Esta es la práctica más fácil y popular porque consiste en enviar muchos enlaces tóxicos sin control hacia la web que se quiere penalizar.

¿Cómo podemos evitarlo?

  • Monitorizar los enlaces.
  • Localizar los enlaces tóxicos con alguna herramienta.
  • Crear un archivo .txt para realizar un Disavow de Google.

Conclusión

Es importante tener en cuenta que el SEO Negativo no siempre es el culpable de todas las penalizaciones, desindexados, o pérdidas de posicionamiento. En muchos casos esto se debe a otras circunstancias, y si bien es cierto que este problema existe, no es tan mayoritario como puede parecer.

Por mucho que nos duela, el SEO negativo es una realidad. No lo ignoréis. Esforzaos para aumentar vuestra autoridad y posiciones. Cuanto más relevante seáis para Google, más difícil será que os ataquen.

Pero si os estás planteando llevar a cabo alguna de estas tácticas, solo os diré algo: KARMA. Tened cuidado, porque no os querréis ver en la misma situación estando vosotros en el centro de la diana.

No hay comentarios

Añade tu comentario