Redes Sociales para tu empresa, ¿sí o no?

redes-sociales

Las redes sociales son cada vez más populares y no es de extrañar, ya que cada día el número de estas crece un poco más. En la actualidad tenemos cientos de redes sociales y me atrevería a decir que casi la mitad de las apps que hay en vuestros móviles tienen este propósito.

Con tantas redes sociales sobre la mesa las preguntas son claras: ¿nos sumamos al carro con nuestra empresa? y en caso afirmativo, ¿con qué redes empezamos? ¿Facebook, Twitter, Instagram, Snapchap, Pinterest, Tinder? Sería gracioso ver un perfil de empresa en Tinder, ¿verdad?

Todos hemos caído en sus redes, nunca mejor dicho, pero vamos a ver qué ventajas y desventajas nos aportan las redes sociales para nuestra empresa. ¿Empezamos?

Ventajas:

Aumentan la visibilidad de nuestra marca

Gracias a las redes sociales podemos acortar las diferencias geográficas y acercarnos más a nuestros clientes.

Si Internet no existiese, los clientes que tendríamos serían casi todos españoles, pero gracias a Internet y las redes sociales, John Johnson de Wisconsin podría conocer nuestro producto.

Podemos fidelizar a clientes y contactar con potenciales clientes

Las redes sociales nos permiten lanzar acciones de promoción y ofertas de forma directa con nuestro cliente o potencial cliente.

Si os fijáis, a través de las redes sociales estamos contactando con ellos de una manera poco intrusiva. Es más, es él quien le ha dado “me gusta” a nuestro perfil para ver cosas nuestras. Así que siempre estarán “de buenas” para nosotros.

Son un canal de atención al cliente directo

Aunque este punto esté dentro de las ventajas, tenemos que llevar cuidado. Las redes sociales son un arma de doble filo, las carga el diablo y mil dichos pesimistas más del refranero español.

Estaremos todos de acuerdo con la premisa de que no todo el mundo sirve para dar un buen soporte, pero en el soporte a través de las redes sociales cualquier fallo puede conseguir más público que las acciones más caras durante años. Si no os creéis cuánto daño puede hacer una mala atención al cliente, echad un ojo a este caso real de MediaMarkt.

Podemos mejorar nuestra reputación online

Este punto está relacionado con el anterior, ya que no saber gestionar nuestra comunicación con los clientes puede perjudicar nuestra reputación online.

Además, tener una buena imagen es muy importante, ya que genera confianza con los clientes. Seamos sinceros, más de una vez habéis buscado información de alguna marca en las redes sociales antes de comprar algunos de sus productos.

Son un canal de distribución de contenido excelente

Este punto es básico. Si nos dejamos los cuernos creando contenido para nuestra web, nos será muy rentable tener las redes sociales activas para poder darle autobombo.

Desventajas, porque no todo van a ser risas:

Haters y críticas negativas:

En la era de los ofendiditos online, esta desventaja es más común de lo que quisiéramos. Internet está plagado de personas que intentarán, con o sin razón, hundir vuestra reputación. Así que una vez más, tened cuidado con lo que decís y cómo lo decís. Recordad que de forma online será más difícil entender un doble sentido o el sarcasmo.

La norma general para tratar con este tipo de perfiles es “no alimentar al troll” hasta que se dé por vencido. Una buena gestión de este tipo de comentarios puede hacer que otros clientes salgan en nuestra defensa y se genere tráfico y engagement.

Inversión de esfuerzos:

Las redes sociales requieren una inversión de tiempo y dinero, y los resultados no son inmediatos, sino que se crea a diario y con un trabajo constante.

Además, el éxito de algunas plataformas como Facebook, Twitter o Linkedin ha hecho que estas se decanten por proporcionar un método de compra de espacios publicitarios para resaltar entre la multitud.

Conclusión

Hoy en día las redes sociales son un indicio de que estar vivo y actualizado, así que observad en qué plataforma está más activo vuestro potencial cliente, definid vuestro tono de comunicación y cread un perfil en ella.

Eso sí, tened siempre en mente las sabias palabras de Ben Parker: “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

No hay comentarios

Añade tu comentario