RankBrain: la inteligencia artificial hecha SEO

RankBrain

Google es más listo que nosotros. O casi.

Es de sobra conocido que Google está obsesionado por entender al usuario y ofrecerle los mejores resultados posibles. A grandes rasgos, pretende llegar a ser casi tan humano como los que estamos al otro lado de la pantalla. ¿Que si lo está consiguiendo, me preguntáis? Gracias a RankBrain, cada vez está más cerca de serlo, y esto tiene repercusión directa en el SEO. Juzgad vosotros mismos:

Antes de RankBrain

Una palabra, una página.

Probablemente hayáis oído hablar de la época dorada del SEO, donde para rankear no teníamos que rompernos la cabeza. Hace no muchos años, Google era un sistema mucho menos complejo que “escaneaba” las páginas en busca de coincidencias exactas de palabras para los resultados de búsqueda. Si había muchas coincidencias, Google interpretaba que era el resultado perfecto.

Es decir, si yo quería posicionar por la palabra “juegos olímpicos”, solo tenía que repetirla a lo largo y ancho de mi artículo. Además, como Google no era capaz de entender sinónimos o variaciones de una palabra, podía escribir otro artículo repitiendo constantemente la palabra “olimpiadas” y aparecería en otro resultado de búsqueda completamente diferente.

Este “meter palabras clave con calzador”, conocido como keyword stuffing, a estas alturas es una técnica de SEO obsoleto, es decir, un método que gracias (o por culpa de) RankBrain, ya no nos lleva a ningún lado. Si a día de hoy queremos saber sobre Tokio 2020, los resultados de “juegos olímpicos” y “olimpiadas” son prácticamente idénticos, porque Google es capaz de relacionar ambos conceptos y de comprender que probablemente el usuario quiere ver la misma información cuando hace una u otra búsqueda. Para muestra, un botón:

RankBrain ejemploRankBrain ejemplo

¿Qué es Google RankBrain?

Google RankBrain es una inteligencia artificial. Es la adaptación más revolucionaria de su historia porque se apoya en las últimas novedades de la tecnología y ha dado la vuelta a la manera en que hacemos SEO. De hecho, es tan relevante que es uno de los tres factores de posicionamiento más importantes a día de hoy, junto al contenido y los enlaces.

En particular, es un sistema que ha sido dotado de capacidad de autoaprendizaje. Esto significa que puede que al principio RankBrain no supiera la relación entre “juegos olímpicos” y “olimpiadas”, pero ha sido capaz de relacionar conceptos él solito. Es decir, igual que los humanos, tiene capacidad de interpretación, y sitúa las palabras dentro de un contexto para dotarles de significado.

¿Cómo funciona RankBrain?

Todo el sistema de conocimiento de RankBrain se fundamenta en tres pilares: las consultas o queries, la satisfacción de usuario y el feedback continuo.

1. Entendiendo las consultas o queries

Cada vez que hacemos una búsqueda con un término que RankBrain no había “visto” antes, lo incorpora a un mapa conceptual que relaciona palabras. De esta manera, Google tiene una red de palabras relacionadas semánticamente (en función de su significado) que le permiten interpretar el término dentro de un contexto.

relaciones semánticas

Pogamos un ejemplo: si yo busco “ganador juegos olímpicos 2016”, RankBrain rompe esta consulta en términos pequeños y los relaciona con otros conceptos: el “ganador” es un país; se “gana” función en número de medallas; los juegos de “2016” se celebraron en Río de Janeiro. ¿Conclusión? El medallero olímpico de Río. Además, Google comprende que no quiero leer un artículo de análisis, sino que solo quiero ver qué país quedó primero o, como mucho, una lista con los resultados, así que me ofrece una rich card para que no pierda tiempo en encontrar lo que busco:

RankBrain resultado

2. Midiendo la satisfacción del usuario

Una vez Google nos ha ofrecido un resultado, valora si ha sido un acierto o no basándose en la satisfacción del usuario. ¿Y cómo lo hace? Prestando especial atención a la manera en que el usuario interactúa con el resultado. Tiene en cuenta los siguientes factores:

  • CTR o proporción de clics: cuántos usuarios clicaron en el resultado del total de veces que se mostró.
  • Cuántos usuarios reescribieron su consulta.
  • Permanencia en página: cuánto tiempo estuvieron los usuarios en dicho resultado.
  • Tasa de rebote: cuántos usuarios abandonaron la web sin interactuar con ella.
  • Pogo sticking: cuántos usuarios entraron en varios de los resultados mostrados.

3. Reportando feedback

Todo este análisis de satisfacción de usuario sirve como feedback para mejorar el algoritmo de búsqueda. Los resultados con baja satisfacción servirán para que RankBrain encuentre una “solución”, es decir, pruebe a mostrar otro tipo de resultados; aquellos con alta satisfacción servirán para que RankBrain se dé una palmadita en la espalda y muestre ese tipo de resultados con más frecuencia.

Ni que decir tiene, lógicamente, que los resultados malos perderán posiciones en las SERPs y los buenos, los ganarán.

En resumen

El usuario hace una consulta. RankBrain relaciona la palabra clave con otros conceptos. Muestra resultados acordes a esos conceptos. ¿Está el usuario satisfecho? Sí es así, el resultado sube posiciones; si no lo es, las pierde y se muestra otro tipo de resultado.

¿Cómo optimizo para RankBrain?

Como decía al principio, para desgracia de muchos, ya no vale repetir “juegos olímpicos” en un artículo hasta la saciedad.

A raíz de la aparición de RankBrain se desarrolló la técnica del SEO semántico. Es un método SEO que se centra en nuestra forma de optimizar el contenido y las palabras clave. Consiste en utilizar las palabras que RankBrain ha relacionado en su mapa conceptual. Es decir, si quiero aparecer en por “juegos olímpicos”, incorporaré en mi artículo palabras como “medallas” o “atleta”.

¿Queréis aprender todo sobre esta técnica y optimizar para RankBrain? Entonces os invito a leer mi paso a paso sobre SEO semántico.

Conclusión

Ahora que sabemos más sobre RankBrain, estaréis de acuerdo conmigo en que Google está cada vez más cerca de tener la capacidad de entendimiento que tenemos los seres humanos.

Lejos de asustarnos con lo rápido que avanza la tecnología y lo cerca que estamos de la dominación mundial de los robots, si queremos seguir apareciendo en la primera página de Google tenemos que ir un paso por delante de él y ajustarnos a las novedades de su algoritmo.

En conclusión, quedaos con la idea de que RankBrain es una inteligencia artificial que trata de asemejarse a un humano, así que, por el momento, pensad que la pregunta en torno a la que gira el SEO actual es “¿qué haría yo, como humano y usuario?