Cómo optimizar textos para SEO

optimizacion-texto

Voy a deciros una verdad universal. Todos los presentes sabemos escribir. Mejor o peor, pero sabemos. No obstante, la pregunta real no es si sabemos escribir, sino si sabemos escribir para SEO. A priori puede parecer lo mismo pero en el artículo de hoy veremos que no es oro todo lo que reluce.

estructura texto seo

Voy a mostraros cómo no hace falta ser Cervantes para crear un texto de calidad que invite a nuestros leads a querer saber más de nosotros. ¿Nos ponemos manos a la obra?

La estructura clásica funciona

Un texto optimizado es un texto que enamora al usuario. Todos hemos aprendido en algún momento de nuestra vida que los textos tienen una estructura muy clara:

  • Titular
  • Subtítulo
  • Cuerpo de texto
  • Cierre

Además cualquier texto que se precie debe responder a las famosas 6W:

  • What: qué
  • Why: por qué
  • Who: a quién
  • When: cuándo
  • Where: dónde
  • How: cómo

Revisad vuestros textos y aseguraos que respondan a estas preguntas. Así el lector saldrá de vuestro artículo sabiendo cuál es el problema, por qué lo tiene, cómo solucionarlo, etc.

Escribir un artículo en un medio digital no dista mucho de redactarlo para un medio tradicional. Al fin y al cabo todo se reduce siempre a más o menos lo mismo. Eso sí, recordad que la persona que está leyendo un libro no tiene la misma predisposición que la que está leyendo un artículo de un blog.

Si aportamos valor al usuario, tenemos un estilo que engancha y además presentamos la información de forma lógica, entonces estamos haciendo un buen trabajo.

CONSEJO: A la hora de crear los textos es muy importante conocer cuál es nuestro público objetivo. Ningún periodista escribe igual cuando publica en Hola que cuando publica en El País.

Palabras clave. ¿Dónde las pongo?

A estas alturas de la película, seguro habréis oído hablar de las palabras clave y su importancia en el SEO. Pero por si las moscas, os recuerdo que las palabras clave son aquellas palabras más representativas de nuestro contenido y por las que, idealmente, queremos aparecer en Google. Para poder lograr posicionar con ellas tendremos que usarlas tanto en el cuerpo de texto, como en el título, los subtítulos y, obviamente, en las URLs.

Pongamos el ejemplo de un e-commerce que vende relojes. Está claro que este site tendrá diferentes categorías, como por ejemplo:

  • Relojes de bolsillo → https://ww.relojespepe.es/relojes-bolsillo/
  • Relojes de pared → https://www.relojespepe.es/relojes-pared/
  • Relojes de muñeca→ https://www.relojespepe.es/relojes-muneca/

La palabra clave principal para cada una de esas URLs es aquella que define lo que vamos a encontrar. Esto no quita que luego en nuestro texto incluyamos más palabras similares o relacionadas, que ofrezcan al usuario la posibilidad de encontrarnos introduciendo en el buscador de Google otras palabras:

  • Relojes de bolsillo → https://ww.relojespepe.es/relojes-bolsillo/

Supongamos que el usuario para esta URL, en lugar de buscar por la palabra clave “relojes bolsillo” introduce un término de búsqueda diferente: relojes portables o relojes vintage. Para eso están los textos. En la medida en que nosotros desarrollemos nuestro contenido, iremos incorporando palabras sinónimas, relacionadas o similares a nuestra keyword principal, la cual ya va a estar presente en nuestro título, en el H1, en nuestra meta-descripción y en la URL.

Eso sí, tampoco nos volvamos locos. A nadie le gusta leer cosas sin sentido y cargadas de palabras clave que solo sirven para posicionar. No podemos olvidarnos de la importancia de la densidad de palabra. Cuando escribamos, es imprescindible no perder de vista en ningún momento al usuario. Es a él a quien nos dirigimos, así que démosle contenido de calidad que sea interesante y relevante.

Es mejor tener pocas palabras clave pero óptimas en un texto, y así ir ganando autoridad para esa búsqueda, que tener miles de palabras clave sin sentido con un texto forzado y que no aporte nada de valor al consumidor. Al final, pasaría lo mismo si vosotros fuérais el usuario: veis semejante cosa y os marcháis horrorrizados. ¡Exacto! Rebote, y no hay nada que moleste más a Google que un cliente descontento.

El cliente siempre tiene la razón

En resumen, ¡USUARIO USUARIO Y USUARIO! Informaos de cómo realiza las búsquedas, que términos son los más empleados y cuentan con mayor volumen, mirad cómo muestra la información vuestra competencia y detectad posibilidades de mejora. Un buen keyword research hace milagros.

¿Queréis optimizar vuestros textos? ¡Contadnos vuestro caso!

No hay comentarios

Añade tu comentario