Granjas de enlaces: ¿son malas para mi web?

granja-enlaces-01

En el posicionamiento, como en todo, siempre hay algún listillo que intenta saltarse las normas para llegar al ser el primero y recurre a técnicas de Black Hat para tomar el pelo a Google. Las granjas de enlaces son unas de las trampas más famosas y, en su día, consiguieron que más de uno fuera el rey de Internet sin tener que mover un dedo. A día de hoy, sin embargo, esta práctica no trae nada bueno.

¿Qué son las granjas de enlaces?

Las granjas de enlaces son páginas webs creadas con el único objetivo de acumular links de pago que apunten a páginas de terceros. Podéis reconocer este tipo de páginas porque, generalmente, carecen de contenido propio y son solo un batiburrillo de hipervínculos:

granja-enlaces

Sospechoso, ¿verdad?

El concepto detrás del propósito de las granjas de enlaces es el Link Juice: en pocas palabras, Google entiende un enlace externo como una “recomendación”, es decir, si una página enlaza a otra, es porque esta última debe de ser una experta en el tema. Esto favorece el traspaso de autoridad y que Google favorezca a la web recomendada. Idealmente, Google quieren que estos enlaces surjan de forma natural, sin billetes de por medio, pero es cierto que puede ser muy lento que una web externa nos enlace por propia voluntad. Es por eso que aquellos webmasters “con prisa” deciden acelerar este proceso y hacerle a Google que tienen webs de categoría recurriendo a granjas de enlaces.

En teoría, el concepto es ideal: pago por obtener un link de una página que no me va a poner problema alguno, y ya tengo un nuevo enlace que afectará favorablemente a mi posicionamiento. De hecho, hace unos años fueron muchos los que se subieron al carro de las granjas de enlaces y consiguieron multiplicar las visitas a su web sin hacer ningún esfuerzo.

Pero en la práctica, lo que ahora ocurre es que Google se enfada, y con razón. A modo de ejemplo, veréis que es prácticamente imposible encontrar una granja de enlaces desde el buscador, porque Google las tiene todas bajo la línea roja y se encarga de hacerlas desaparecer tan pronto como las detecta.

¿Por qué afectan negativamente?

Recordad que Google siempre va a preferir la calidad a la cantidad. Si Google detecta que miles de enlaces apuntan a vuestras páginas, os dará una palmadita en la espalda. Sin embargo, cuando se dé cuenta de que esos links provienen de páginas cuya temática no tienen nada que ver con la vuestra, os dará una penalización.

¿Cuáles son las consecuencias?

No digáis que no os lo advertimos. Si a pesar de todo esto seguís planteándoos ir por el camino fácil, corréis el serio riesgo de ser castigados por Google. O bien sufriréis una penalización manual o bien tendréis que enfrentaros a Penguin, un cambio de algortimo que nació precisamente para combatir estas malas prácticas. A estas alturas, es muy fácil para Google darse cuenta de que estáis haciendo trampa.

Granjas de enlaces y el SEO negativo

Mala gente hay en todos lados, y curiosamente en Internet suelen destacar incluso un poco más. Y es que las granjas tienen otra función cargada de mala uva: hacer daño a los demás. Ya hemos dejado claro que Google no suele reaccionar con clemencia a este tipo de técnicas, así que los hay por ahí que enlazan las webs de sus competidores en este tipo de sitios para que reciban una penalización. En estos casos hablamos de las granjas de enlaces como un recurso de SEO negativo, aquel que se hace con el objetivo de perjudicar a los demás.

Para evitar ser víctimas de SEO negativo, os recomiendo monitorizar los enlaces que apuntan a vuestras webs con frecuencia para evitar sorpresas. Si encontráis muchas URLs sospechosas, habréis de echar mano de las herramientas de Google para dejarle claro que no han sido idea vuestra.

¿Cuál es la alternativa a las granjas de enlaces?

A riesgo de sonar repelente, os diré que la alternativa es ajustarse a la normativa de Google. Aquellas prácticas que respetan sus directrices son conocidas como White Hat SEO, y, si bien requieren más tiempo y esfuerzo, os garantizo que viviréis sin remordimientos, porque sabréis que estáis haciendo las cosas tal y como el jefe las pide. Creedme: hay múltiples maneras de obtener links de calidad sin tener que rascarse el bolsillo.

Conclusión

Sí, las técnicas de Black Hat como las granjas de enlaces pueden un buen empujón al posicionamiento… a corto plazo. Al final, sin embargo, estas prácticas os dejarán peor de como empezásteis y os será muy difícil recuperar la confianza que Google perdió en vosotros. Como dice el refrán, “vísteme despacio, que tengo prisa”.

No hay comentarios

Añade tu comentario