¿Cómo funciona Google?

como-funciona-google-01

A estas alturas de la película ya estáis más que acostumbrados a que os hablemos de Google, el rey de los buscadores. Pero hoy vamos a echar el freno y a explicar cómo funcionan realmente los motores de búsqueda y en especial cómo funciona Google.

Empecemos…

Primera parada: historia

Como todo en la vida, los buscadores y en especial Google no surgen de la nada, sino que tienen una mochila repleta de acontecimientos que les hacen ser lo que son hoy en día.

Cuando Internet dejó de ser un lujo reservado a unos pocos privilegiados y empezó a ser más tendencia que el “malamente” de Rosalía, la cantidad de información en la red era tal que se empezó a necesitar un sistema que la organizase.

Hasta el momento los buscadores como Google solo podían rastrear las webs y almacenarlas en sus bases de datos, pero no eran capaces de dar prioridad a aquellas con contenido más relevantes. Es decir, que si una web tenía una palabra clave en varias de sus páginas, Google simplemente le creía y a la que alguien buscase dicha keyword, aparecía su resultado.

Aunque esto nos pueda parecer raro ahora, por aquel entonces era el pan de cada día. Al fin y al cabo Google no tenía por qué desconfiar. No obstante, los SEOs del momento empezaron a ver aquí una mina de oro. Llenaron sus páginas con las palabras clave que querían y a generar enlaces masivos con el fin de mejorar sus posiciones.

Vamos, que los SEOs primigenios vivían en el paraíso hasta que entre todos arrancaron la manzana y Google los desterró, castigándonos a una vida de luchas por las mejores posiciones, análisis OnPage y actualizaciones del algoritmo.

Desde que este Bigbang SEO explotó, Google ha ido añadiendo factores capaces de medir la reputación y relevancia de las páginas para evitar que nos volvamos a aprovechar de él. Esta es la situación con la que nos ha tocado vivir. Así que en lugar de ir llorando por las esquinas, lo mejor será que nos pongamos manos a la obra para entender los principios básicos del SEO.

¿Qué factores debo tener en cuenta de cara a Google?

Si lo que quieres es hacerle la pelota a Google para que te tenga en estima, tendrás que empezar por sus queridas arañitas. Para conquistarlas, deberás tener en cuenta estos factores:

  • Reducir el tiempo de carga de nuestras páginas para no hacerles esperar.
  • Comprobar que nuestros ficheros sitemap.xml y robots.txt estén bien estructurados para que no tengan que trabajar de más.
  • No tener errores 4XX o 5XX que les impidan la entrada.
  • Evitar el contenido duplicado, porque no le gustará ver que ha perdido el tiempo con contenido que ya ha visto.
  • Usar bien las etiquetas noindex y nofollow para no hacerle perder su valioso tiempo.
  • Simplificar las URLs para que no tenga que descifrar de qué vamos a hablar dentro.

Pero, ¿cómo funciona Google?

Google sigue un proceso muy estructurado de tres pasos:

Rastrea todas las páginas accesibles en Internet

Cuando una nueva web aparece en la red, Google manda a sus arañas para que puedan leer toda la información del dominio. Estás arañas no paran nunca de trabajar y analizarán de por vida a nuestras webs.

Toda la información que reúnen se guarda en una base de datos gigantesca que tiene el rey de los buscadores para posteriormente analizarla y organizarla.

Almacena todos los datos en su índice

Aquí es cuando entra en juego la Marie Kondo que Google lleva dentro. Una vez recolectada toda la información de todo lo habido y por haber de la red, Google necesita analizar esa información y clasificar el contenido.

marie-kondo

Lo increíble de Google no es solo que recolecte y analice toda la información de la red, sino que también sabe identificar la calidad de ese contenido y ponerle una nota. ¿Cómo? Pues gracias a diferentes algoritmos como Panda, Penguin, Hummingbird, etc.

Ofrece una lista de páginas relevantes al usuario al hacer una consulta

Es la hora de demostrar al mundo todo lo que ha estado preparando. Cuando alguien introduzca un término de búsqueda en la cajetilla de búsqueda, Google tendrá que enseñarle en milésimas de segundos toda la información.

El factor con más peso en esta última etapa es Rankbrain, ya que es quien se encarga de actualizar las notas en base a la experiencia de los usuarios.

¿Qué criterios tiene Google para clasificar resultados?

Esto es como la fórmula de la Coca-Cola, nadie lo sabe con exactitud. Como es evidente, el señor Google no quiere que nadie conozca su intimidad. Recordemos que cuando tenía las defensas bajas, los SEOs del momento se aprovecharon de él.

No obstante, no está todo perdido. El rey de los buscadores suele ordenar de la siguiente manera:

Cuando buscamos por ejemplo “agencia SEO” en Google, lo primero que este hará será sacar a sus arañas de paseo para que localicen a las páginas que contengan dicho término.

araña

Después, aplicará sus reglas para determinar si realmente esos resultados pueden considerarse relevantes para los términos localizados. En este punto, utiliza dos factores:

  • Lo popular que sea el dominio en el tema tratado: aquí se tendrán en cuenta cuántos y desde dónde recibe enlaces, que palabras hay en el texto del enlace y unas cuantas cosas más.
  • Lo relevante que es el dominio respecto a la búsqueda introducida: se valorará el número de palabras clave relacionadas que contiene la web, dónde están puestas, el formato, etc.

Conclusión

Aunque lo parezca, Google no es el Mago Pop, así que no hace magia con nuestras webs. Como hemos podido ver, el rey de los motores de búsqueda tiene muchos factores en cuenta pero sobre todo valora la calidad.

Seguir los pasos que nos marca Google es primordial para un SEO de calidad. Aquí no vale de nada ir por libre. Así que ahora que ya sabéis cómo funciona Google, ¿queréis que analicemos juntos vuestro proyecto? Nosotros encantados, coged asiento.