5 errores de posicionamiento que acaban con tu SEO

errores-posicionamiento

A veces no nos damos cuenta, pero cometemos errores de manual que acaban con cualquier atisbo de buen SEO que hagamos. Hoy vamos a analizar unos de esos “fallos de récord” del SEO.

Contenido duplicado

Aquí podríamos enfrentarnos a dos tipos de contenido duplicado: el externo y el interno. En otras palabras, el que copiamos de otras webs y el que copiamos de la nuestra propia. Ambos tienen algo en común: Google los detesta y es una de las cosas que persigue el algoritmo Panda.

El contenido duplicado externo no le gusta a los motores de búsqueda porque os estáis beneficiando del contenido que otra persona se ha trabajado. Tened cuidado con esto porque podéis ser tachados de plagiadores y no levantar cabeza entre la comunidad.

Sin embargo, el contenido duplicado interno le indica a Google que no tenéis nada interesante y por lo tanto ignorará muchas de vuestras páginas. Total, no aportáis nada nuevo. Esto se traduce en pérdidas de visibilidad importantes, así que curraos un poco tus textos para poder destacar.

Solución

En ambos casos, como en muchas veces en la vida, es mejor prevenir antes que curar. Si elaboramos contenido propio y diferente en cada una de nuestras URLs ganaremos en tranquilidad y nos ahorraremos muchos dolores de cabeza en el futuro. No obstante, si ya tenemos contenido duplicado, podríamos solucionarlo así:

  • Contenido duplicado externo: ¡quitadlo ya! Si vosotros habéis copiado tendréis que quitarlo cuanto antes, y si sois vosotros los copiados, a priori no tendríais que preocuparos, porque Google considera “original” al que se publicó primero.
  • Contenido duplicado interno: echadle un vistazo a vuestros textos y cambiad un poco el contenido que coincida en varias páginas de la web. Podéis añadir o disminuir la cantidad de texto, cambiar palabras por sinónimos, resumir algunos párrafos, etc.

Etiquetado

Que Google tiene mucho trabajo no es ninguna novedad. Todos los días tiene miles y miles de webs que analizar y adivinar cuál es la más relevante para las palabras clave. Para facilitar un poco su tarea es necesario etiquetar nuestros textos. ¿Qué significa esto? Pues que hay que utilizar las etiquetas Title, Meta-descripción, H1, Alt, etc.

Existen muchas etiquetas distintas, pero las imprescindibles son el Title y el H1.

Por una parte, el Title le está diciendo a Google cuál es el título principal de la URL, es decir, de qué va la URL. Evidentemente la Keyword principal tiene que estar en el título para matar dos pájaros de un tiro. Su estructura es siempre la misma:.

Por la otra, el H1 es el encabezado principal. El H1 solo puede aparecer una vez por URL, si no estaremos liando a Google aún más. El resto, desde el H2 hasta el H6, podréis repetirlos las veces que queráis. Si cogemos esta URL como ejemplo, veríamos:

  • H1: 5 errores de posicionamiento que acaban con tu SEO
  • H2: Contenido duplicado
  • H3: Solución
  • H2: Etiquetas
  • H3: Solución
  • H2: Sobreoptimización de palabras clave
  • H3: Solución
  • H2: No usar Https
  • H3: Solución
  • H2: Canibalización de las palabras clave
  • H3: Solución

Solución

Por norma general, con un buen CMS, una buena plantilla y no haber tocada nada raro, no tendría que haber problema y cada una de tus URLs deberían mostrar un solo Title y H1. Así que aseguraos de que vuestras plantillas estén medianamente bien optimizadas para el SEO y así os ahorraréis problemas.

Consejo: no os creáis desarrolladores web si no lo sois. No toquéis el código a lo loco porque la tontería os va a salir cara.

Sobreoptimización de Palabras clave

A veces llegamos a la conclusión de que cuantas más veces nos repitamos y fomentemos la densidad de una palabra, mejor entenderá Google de qué trata nuestro texto. Esta idea es… ¡ERRÓNEA! Esta técnica llamada Keyword Stuffing, acaba provocando que Google te considere SPAM.

Pongamos un claro ejemplo:

“Nuestras impresoras son las mejores del mercado. Con nuestra gama de impresoras conseguirás sacarle el mayor partido a los colores. Además, nuestras impresoras respetan el medio ambiente, porque la tinta de la gama de impresoras es 100% biodegradable. ¡Imprime con nuestras impresoras y no dejes nada por imprimir!”

¿Habéis entendido algo? Puede que a mitad de párrafo os hayáis cansado y, evidentemente, de cara a Google no ayuda. Esos tiempos en los que para posicionar mejor había que meter la keyword con calzador en cada párrafo ya han pasado, por suerte para el usuario, que tenía que leer textos poco amigables llenos de palabras repetidas.

Solución

Podemos decir que no deberíamos de utilizar una palabra más del 1,5% total del texto. Este porcentaje es similar a cuando escribimos de forma natural y fluida. Analizad vuestros textos y, si os pasáis, reducid la cantidad de keywords que aparecen de manera exacta y busca sinónimos para enriquecer el texto de cara a Google y al usuario.

No usar Https

La versión segura de la URL, la famosa SSL, es algo que ya deberíais tener en vuestras webs. No solo es una recomendación de Google, sino que también ayuda a que los usuarios se sientan más seguros.

Para saber si estáis utilizando el Https, simplemente tendréis que mirar en la barra de direcciones de vuestros navegadores, donde están escritos vuestros dominios. ¿Aparece Http o Https?

Solución

En los hostings de calidad, instalar el https es muy simple. A veces, hasta viene incluído de forma gratuita en el paquete básico. Pero si no sois de esos afortunados, poneos en contacto con el equipo de soporte del servidor para que os echen un cable.

Canibalización de las palabras clave

En ocasiones posicionamos sin darnos cuenta varias URLs para una misma palabra clave. A esto se le llama canibalización de keywords y debe evitarse, ya que perdemos la fuerza al intentar enfocarnos en dos URLs y no en una.

La pregunta que os estaréis haciendo ahora es ¿por qué ocurre esto? La respuesta es sencilla: ambas URLs comparten alguno o varios de estos aspectos:

  • Título
  • Encabezado
  • Anchor Text
  • Mala arquitectura web

Solución

  • Eliminar la URL peor posicionada y redireccionarla a la otra.
  • Cambiar el título y los encabezados.
  • Enlazar internamente la peor URL a la mejor, usando como Anchor Text la palabra en cuestión.
  • Hacer un canonical de una URL a la otra.

Estos son solo cinco de los muchos errores que podemos cometer con nuestro SEO. ¿Os habéis quedado con ganas de más? ¡Aquí tenéis otros cuantos!

No hay comentarios

Añade tu comentario