5 errores de posicionamiento que acaban con tu SEO (III)

errores-posicionamiento-iii

Hace unas semanas, sacamos la segunda parte de nuestro artículo “5 errores de posicionamiento que acaban con tu SEO”. En esa ocasión hablamos de problemas como los enlaces entrantes tóxicos o las URLs sin optimizar, entre otros.

Si con él demostramos que no siempre las segundas partes son malas, preparaos para esta tercera parte, que vienen curvas.

Thin Content

En otras palabras, el contenido pobretón. Todos los que nos dedicamos al posicionamiento online estamos más que cansados de insistir en la importancia de crear un contenido rico capaz de satisfacer las búsquedas de nuestros usuarios.

Las webs con contenido escaso diluyen su autoridad entre muchas URLs, lo que no es bueno para la autoridad global de la web. Además, con la tontería estamos dándole trabajo extra e inútil a Google, ¿creéis que le gustará?

Puede que os hayan asaltado las dudas y no sepáis si has caído en las garras del Thin Content o no. Para aseguraros, echad un vistazo a la cantidad de contenido que tenéis en tus URLs y si alguna no llega a las 300 palabras, poneos las pilas, porque no llegáis al mínimo de Google.

Solución

Ahorraos tiempo a vosotros mismos: puede que hoy os cueste un poco más, pero a la larga lo agradeceréis. Escribid textos con más de 300 palabras, aportad valor y enlaces. Además, desindexad las páginas con poco contenido que no tienen importancia, como la página de contacto, los formularios, etc.

No os centréis únicamente en la keyword de esa URL, sino en la intención de búsqueda global.

Cloaking

Esta antigua técnica de Black Hat, también conocida como “encubrimiento”, se basa intentar engañar al buscador y al usuario. ¿Cómo? Por ejemplo, mostrando información diferente al usuario y a los bots que rastrean. Si sois de los que usan este tipo de trampas, estáis pidiendo a grito que Google os penalice.

Solución

Al contrario que en muchos otros errores de posicionamiento, si estás haciendo cloaking, lo sabes.

meme-lo-sabes

Pero si os arrepentís y queréis empezar a hacer las cosas bien para hacer despegar vuestro SEO, estaos quietos y quitad de todas vuestras URLs las trampas a Google.

No controlar los 404

De entre todos los códigos de estado habidos y por haber, el 404 es el que más rabia da. A menudo nos centramos en trabajar las keywords sin fijarnos si la página en la que las queremos funciona o no. Vamos, que estamos dándonos cabezazos contra una pared, porque si Google no puede ver dicha URL, ¿cómo va a posicionar?

Los 404 aparecen cuando cambiamos y/o borramos alguna URL, o cuando alguien no nos enlaza correctamente. No revisar estos problemas nos resta tráfico y perjudica la eficiencia de rastreo porque, de nuevo, estamos obligando a que Google pierda tiempo revisando cosas que no puede ver.

Para saber cuántos y dónde tenéis 404, pasaos por Search Console > Errores de Rastreo. Hacedlo a menudo para poder dormir tranquilos por las noches sabiendo que tanto Google como vuestros usuarios pueden acceder a toda la información sin problema.

Solución

Para solucionar este tipo de problemas, redireccionad la página no encontrada con un 301 a la URL que más os convenga. En caso de no saber a qué URL redireccionarla, hacedlo a la Home de vuestras webs.

Web Responsive

A estas alturas de la película ya no hay excusas. Casi todas las plantillas vienen diseñadas en Responsive para adaptarse a todo tipo de dispositivos. Si las vuestras no lo son, empezad a plantearos una renovación.

Hace ya un tiempo Google alertó de que empezaría a castigar a todos aquellos que no respeten la premisa de ofrecer un contenido adaptable a todos los dispositivos. Esto es debido a que cuando un contenido no se adapta a nuestro dispositivo, cambiamos con más facilidad, provocando una alta tasa de rebote.

Si no estáis seguros de que vuestras webs sean responsive, abridlas en dispositivos de diferentes tamaños y aseguraos de que no tenéis que ampliar o reducir para ver correctamente la pantalla.

Solución

Esta vez la solución es sencillísima. Cambiad vuestras plantillas por alguna que sea responsive.

No tener Sitemaps

El Sitemaps es un archivo web que ayuda a Google al rastrear e indexar una web. En otras palabras, el Sitemap es un mapa para Google. Con él le estaréis facilitando el trabajo porque podrá moverse sin problema por vuestras webs.

No tener este tipo de archivo puede perjudicaros mucho, ya que hará que la web se indexe más despacio o que no lo hagan nunca.

Si sois de los que no saben con seguridad si su web tiene o no Sitemap, comprobadlo con herramientas gratuitas como Sitemap Test o con el plugin de Yoast para WordPress.

Solución

Podéis crear directamente el archivo Sitemap de vuestras webs usando el ya mencionado Yoast o usando un generador de Sitemaps y subirlo a la raíz de vuestros hostings.

No hay comentarios

Añade tu comentario