5 errores de posicionamiento que acaban con tu SEO (II)

errores-posicionamiento

Hace unas semanas, en nuestro artículo “5 errores de posicionamiento que acaban con tu SEO” hablé de problemas como la duplicidad de contenido, las etiquetas, la sobreoptimización de keywords, la canibalización o el no usar Https. Pero los errores en SEO no acaban ahí y hoy queremos complementar esa lista con una tanda de cinco problemas más, todos ellos relacionados con los enlaces y las URLs.

Enlaces entrantes tóxicos

A estas alturas de la partida, ya deberíamos tener muy claro que no podemos ir comprando enlaces sin ton ni son, sino que debemos valorar su procedencia y calidad. Para controlar que los enlaces sean reales, Google creó el algoritmo Penguin, capaz de identificar los enlaces tóxicos.

Este tipo de enlaces es el que viene de dominios que ya están penalizados y que envían enlaces de forma masiva a otras webs que están incluso en otros idiomas o que tienen temáticas proscritas como pornografía, medicamentos falsos, juego, etc.

Para saber si tenemos enlaces tóxicos, basta con echarle un ojo a Search Console o a cualquier herramienta de SEO que proporcione información de enlaces y echarle un ojo a los enlaces sospechosos. Analizad el contenido de esas webs, mira su temática, si están en otro idioma (sobretodo en idiomas con otro alfabeto como chino, ruso, árabe…).

A priori podemos pensar que si el algoritmo de Penguin persigue este problema, no nos puede castigar a nosotros por lo que otros hagan. Así que sentimos daros esta noticia, pero sí puede hacerlo, así que controlad de vez en cuando qué enlaces entrantes tenéis y si sospecháis de uno, decídselo a Google para que sepa que no es cosa vuestra.

Solución

Una vez que tengamos los enlaces sospechosos controlados, la teoría dicta que tendríamos que localizar al webmaster de dicha web y decirle que queremos que quite nuestro enlace de su web. Pero como suele ocurrir, o no podemos localizarle o no nos contesta, por lo que tendríamos que ir a Google y hacer un Disavow para que Google sepa que lo tenemos pero no lo queremos.

URLs indexadas por error

En los últimos tiempos se ha generalizado la idea de que cuantas más cosas indexadas tengamos, mejor. Pero ¡cuidado! esto no es siempre así. Siempre tenemos apartados de nuestra web que tienen poco contenido o es irrelevante, está en otro idioma o incluso es contenido duplicado de otras partes de nuestra web. Todas ellas es mejor no indexarlas porque hacen que Google pierda el tiempo obligándole a rastrear un contenido que nunca va a posicionar.

Así que la pregunta aquí debería ser: ¿qué URLs tengo que indexar? La respuesta es sencilla: únicamente las que satisfagan una intención de búsqueda concreta (es decir, trabajan una keyword determinada) y optimizan su contenido de cara al SEO. El resto, fuera.

Solución

Su “dificultad” dependerá de cómo estén hechas vuestras páginas:

  1. WordPress o similar: proporciona plugins, extensiones o módulos que permiten añadir el atributo noindex a cada URL con un solo clic.
  2. Código puro: no queda más remedio que añadir la etiqueta robots a mano, dentro de la etiqueta <head></head> de cada URL que se necesite desindexar. La sintaxis es la siguiente: <meta name=”robots” content=”noindex”>.

URLs no indexadas por error

Ni tanto, ni tan calvo. Si bien en el error anterior indexábamos páginas irrelevantes de nuestra web, en este caso el error sería no indexar las páginas importantes. Esto puede ocurrir por varios motivos:

  • Tenéis toda la web desindexada en robots.txt. Habéis puesto Disallow: / para que Google no indexe nada durante la fase de construcción de vuestras webs y se os ha olvidado quitarlo.
  • Tenéis marcada la casilla “disuade a los motores de búsqueda de indexar este sitio” en Ajustes > Generales de vuestros WordPress.
  • Tenéis puesta la etiqueta “noindex” en determinadas páginas por error en la sección “¿Permitir a los motores de búsqueda mostrar esta entrada en los resultados?”.
  • El contenido de la página es irrelevante para Google debido a que es muy escaso (thin content) o presenta demasiada coincidencia (duplicado) con otras URLs del sitio.

Truco: para saber qué páginas están indexadas, dirigíos a Google y utilizad el comando site:tudominio.com para ver qué está indexando y qué no.

Solución

Puede que el problema venga porque vuestro contenido no es de calidad. En este caso, tomad medidas cuanto antes. No obstante, puede que el origen del problema sea que tenéis la etiqueta noindex por error: quitadla inmediatamente.

URLs sin optimizar

Muchos de los internautas no se fijan en las URLs, pero Google sí. Controladlas, porque le están dando mucha información, en ocasiones mucha mala información sobre vuestros dominios.

Para considerar que una URL está bien optimizada, deberemos comprobar estos factores:

  • Que la URL tiene la palabra clave separada por guiones medios (“-”) y sin artículos: “/errores-posicionamiento”
  • No incluyáis mayúsculas o caracteres extraños como %, $, ß, ö, etc
  • Intentad que sean cortas y tengan sentido; pensad que si alguien se pierde mirará la URL para ver dónde está.

Usar URLs no optimizadas, excesivamente largas y llenas de palabras irrelevantes no es recomendable. Google prefiere URLs amigables y semánticas, ya que las entiende mejor. Y el usuario también.

Solución

Optimizar las URLs es algo sorprendentemente fácil. Cuando estés creando las nuevas URLs (o editando las ya existentes) ve al editor de URLs y optimizadlas. Dejad solo las keywords, separadas por guiones medios, y quitad todo lo demás. Y si queréis saber más sobre cómo optimizar las URLs, seguid leyendo aquí.

¡OJO! Cuando cambiamos una URL, por muy mínimo que sea el cambio, estamos creando una nueva URL, por lo que si queremos contar con la autoridad de antes y no empezar de cero, lo mejor será que hagamos un 301.

Pocos enlaces internos

Los enlaces internos ayudan al traspaso de autoridad de unas URLs a otras y favorecen el rastreo de tu sitio, ya que Google recorre las URLs saltando de unas a otras (siempre que sean enlaces follow y las URLs no estén en disallow de robots).

Los enlaces internos también os permiten aprovechar el envío de autoridad interna mediante los anchor texts con palabras clave que trabajan las páginas de destino. Además, un buen enlazado interno a contenidos relevantes ayuda a bajar la tasa de rebote y facilita la retención de usuario y el número de páginas vistas.

Solución

Este problema sí tiene una solución muy sencilla. Simplemente revisad el contenido de esas páginas y pensad con qué otro contenido podéis enlazar para satisfacer más al usuario.

Ya sabéis que los errores de posicionamiento son historias con muchos capítulos. ¿Preparados para conocer cinco errores más que afectan a vuestro SEO?

No hay comentarios

Añade tu comentario