Del H1 al H6: Cómo utilizar las etiquetas de encabezado

encabezados seo

Ni Google ni vosotros ni yo leemos textos online de la misma forma en que leemos un libro. Tanto las arañas como los usuarios de Google “escanean” el texto en busca de palabras clave hasta encuentran lo que les trajo ahí. No se paran a deleitarse en parrafadas.

Y es aquí donde entran en juego las etiquetas de encabezado o “header tags”, que, como veréis más adelante, tienen un papel muy importante en el SEO. Por eso en este artículo os voy a contar todo lo que debéis saber para sacarles todo el partido.

Qué son los encabezados

Las etiquetas de encabezado conforman el índice de vuestro artículo. ¿Recordáis cuándo tomábais apuntes años atrás y escribíais…?

1. La Revolución Rusa
1.1. Contexto histórico
1.1.1. Causas políticas
1.1.2. Causas económicas

Son exactamente eso: títulos y subtítulos que nos ayudan a entender mejor la estructura del texto en cuestión.

Podemos encontrar etiquetas desde el H1 hasta el H6, y estas se desarrollan de forma jerárquica, es decir, como un árbol que se ramifica. De un H saldrán otros más pequeños.

En vuestro código HTML los encontraréis así:

<h1>La Revolución Rusa</h1>
<h2>Contexto histórico</h2>
<h3>Causas políticas</h3>
<h3>Causas económicas</h3>

jerarquía encabezados SEO

Qué ventajas tienen los encabezados

Fundamentalmente, hay tres beneficiarios: los usuarios, Google y nosotros mismos como SEOs o webmasters.

  • Favorecen la experiencia de usuario, porque ayudan al lector a, de un solo golpe de ojo, tener clara la temática de la página y saber dónde mirar para encontrar lo que buscan. No van a leer un artículo completo sobre la Revolución Rusa si solo quieren conocer sus causas económicas.
  • Ayudan al robot de Google a crawlear la página. En este sentido, Google actúa como un usuario más y agradece no tener que lidiar con un bloque de texto plano, sino que le ayudemos a entender la estructura.
  • En consecuencia, los que salimos ganando somos nosotros, porque si el usuario está contento, Google también lo está, y nos premia en posicionamiento. Además, son una oportunidad perfecta para añadir palabras clave y ganar puntos extra.

Qué es la etiqueta H1

Es el encabezado más imprescindible de todos, en el que colocamos el título de nuestro artículo. Sin él, ya empezamos mal, porque Google será incapaz de entender de qué va el contenido. Es nuestro “1.”. Y como es el elemento principal, su optimización es esencial para el SEO.

Cómo optimizar la etiqueta H1 en 10 pasos

  1. Debemos tener H1s en absolutamente todas nuestras URLs. Eso sí, no puede haber dos H1s iguales, o Google interpretará que el contenido es idéntico.
  2. Dentro de cada URL solo debemos tener un H1. Los H1 múltiples hacen pensar a Google que estamos haciendo trampas para intentar meter palabras clave con embudo.
  3. Un error muy común es escribir el nombre de la web en el H1, y es algo que tenemos que evitar. Recordad que el H1 es el título del artículo y debe resumir brevemente su contenido.
  4. No utilicéis etiquetas con texto oculto. Cualquier tipo de texto oculto es penalizable, pero es aún más grave cuando se da en elementos como el H1.
  5. No uséis imágenes como H1. Google no puede “ver” imágenes, así que estaríamos perdiendo una oportunidad de oro.
  6. Como cualquier título, cuanto más arriba esté en el artículo, mejor.
  7. El tamaño de la fuente ha de ser más grande que el del resto de etiquetas para que sea sencillo de localizar.
  8. Incluid alguna de vuestras palabras claves principales y, preferiblemente, en primer lugar. Eso sí, siempre de forma natural.
  9. Ha de ser atractivo y despertar el interés del usuario por seguir leyendo.
  10. No debería ser igual que la meta etiqueta title. Aquí os dejo un artículo para que veáis cómo optimizar el title en concreto.

Qué son las etiquetas secundarias, de H2 a H6

Las etiquetas secundarias, al contrario que el H1, tienen una importancia menor. Si bien aportan menos beneficio a nuestro SEO, sí que favorecen la experiencia de usuario estructurando el texto y ayudan a Google a comprender el contenido.

Cómo optimizar las etiquetas H2 a H6 en 10 pasos

  1. Usar estas etiquetas no es obligatorio. Eso sí, usar H2 suele ser recomendable para contribuir al flujo de lectura. Los encabezados del H3 al H6 son más opcionales y dependerán de la complejidad y longitud del artículo.
  2. No hay un máximo de etiquetas secundarias permitido. Usad tantos como sean necesarios para que vuestro artículo quede bien estructurado.
  3. No obstante, no añadáis etiquetas sin ton ni son. Tener muchos encabezados no supone ninguna desventaja, y, si os pasáis, podrá repercutir negativamente en la experiencia de usuario. Recordad que cada una debe representar una sección o subsección del artículo.
  4. Un error común es usar H2 para poner diferentes títulos en nuestra página, como “bienvenido”, “contacta con nosotros” o “noticias”. Las etiquetas de encabezado se usan para estructurar solo el cuerpo del texto, no el resto de elementos web.
  5. Tampoco confundáis las etiquetas con listas de viñetas o enumeraciones. Hablo de listas como «tengo que comprar: H3 leche, H3 cereales, H3 puerros». Así, no. Como veis, en este ejemplo no estoy utilizando mis Hs como subtítulos, sino como partes de una enumeración, lo que sería un error. En este caso, en lugar de etiquetas, hemos de usar guiones, viñetas o números.
  6. Los encabezados no van en medio de un párrafo, sino en líneas independientes. Recordad que son títulos y subtítulos, no bloques de texto que queremos destacar.
  7. No es recomendable que haya links en nuestras etiquetas, ya que interfieren con el flujo de lectura y restan importancia a lo que queremos destacar con nuestro subtítulo. Seguro que podéis añadir esos links en el cuerpo del texto.
  8. Los encabezados no terminan con un punto porque, de nuevo, son títulos y subtítulos. Sí pueden terminar, por ejemplo, en dos puntos ( : ) si vienen seguidas de una enumeración como las que menciobana arriba.
  9. Respetad el orden de las etiquetas. No puede haber un H4 si no hemos usado un H3, un H2 y, por supuesto, un H1 antes. Hay que pasar por todas las ramas. Saltarse esta jerarquía, de hecho, puede afectar negativamente al posicionamiento.
  10. Aprovechad e incluir palabras LSI, pero, como de costumbre, no forcéis la máquina: vuestros títulos y subtítulos han de ser naturales.

Conclusión

Como véis, las etiquetas de encabezado cuidadas les encantan tanto a Google como a sus usuarios, y si ellos dos están contentos, para nosotros son todo ventajas. Además, simplemente siguiendo este paso a paso las optimizaréis de forma rápida y sencilla, así que ¿a qué estáis esperando para tener unos Hs de categoría?