Curación de contenido, ¿sabes lo qué es?

curacion-contenidos

Si estáis familiarizados con el ámbito del marketing digital, seguramente hayáis oído hablar de la curación de contenidos. Y es que esta se ha convertido en una de las técnicas de marketing de contenidos más importantes. En este post os cuento qué es para que podáis hacer una curación como todo un buen doctor House. 

¿Qué es la curación de contenidos?

Antes de empezar a desvariar, vamos a ir al grano. ¿Qué es realmente la curación de contenidos? La curación de contenidos o “content curation” en su versión inglesa es una técnica que consiste en buscar, recopilar, filtrar y seleccionar la información para darle ese toquecito extra que le aporte valor añadido y pueda ser compartido por vuestra audiencia. 

Vamos, que la curación de contenido es darle una vuelta de hoja a vuestro contenido para que los usuarios lo encuentren atractivo y se difunda más rápidamente.

La curación de contenidos es una técnica muy atractiva porque aporta las siguientes ventajas:

  • Permite encontrar nuevas ideas para la creación de contenidos.
  • Aumenta el atractivo de nuestras redes sociales.
  • Contribuye a la mejora del posicionamiento web a través de contenido de calidad.
  • Favorece la visibilidad de una marca, mejorando su imagen y reputación.
  • Ayuda a conseguir seguidores de calidad. 
  • Combate la intoxicación de la información.

¿Quién es el curador de contenidos?

Cuando hablamos de curación de contenidos nos viene a la cabeza, o al menos a mí, la imagen de un curandero tratando de curar un buen queso. Pero siento deciros que nada más lejos de la realidad.

El encargado de llevar a cabo esta técnica es el curador de contenidos o de nuevo, “content curator” en su versión anglosajona. Esta figura es tan poco conocida, sobre todo en el mercado español, que sus tareas suelen recaer en otros perfiles como el del Community Manager o el Creador de contenidos

Pero si nos ponemos serios, el curador de contenidos es el profesional que debe investigar y recopilar información de una determinada temática para después seleccionar aquella que sea más interesante y difundirla de manera atractiva para su comunidad. 

Fases de la curación de contenidos

El proceso de la curación de contenidos podría resumirse en seis pasos, siete si lo queremos cerrar con éxito: 

1. Identificar las necesidades de la audiencia

Empecemos por el principio. Lo primero que se debe hacer es encontrar qué necesidades tiene nuestra comunidad. Así podremos ofrecerles un contenido de utilidad que responda a sus necesidades. Este paso es la base de la curación de contenidos y es muy importante llevarlo a cabo antes de empezar a buscar la información.

2. Buscar la información

Cuando ya conocemos las necesidades de nuestros usuarios, sabemos qué información deberíamos empezar a buscar. Por eso acudiremos al tío Google para informarnos antes de ponernos a teclear como locos.

3. Filtrar la información

Por norma general, cuando realizamos correctamente el paso anterior, nos encontramos con muchísima información . Esto es como cuando en el colegio subrayábamos “lo importante”. Eso sí, no hagáis como hacíamos muchos, subrayando todo porque todo nos parecía importante. Aprended a filtrar, por favor.

4. Organizar la información 

Una vez que la información esté filtrada, hay que ordenar y almacenar el contenido para disponer de él. No debemos olvidar incluir las fuentes cuando organicemos el contenido, así luego nos será más fácil ponernos en faena.

5. Aportar valor

Con esta fase llegamos a la que, bajo mi punto de vista, es la más importante en este proceso. Y es que como comentaba anteriormente, la curación de contenidos consiste en aportar un valor añadido para nuestra audiencia.

El contenido debe adaptarse a las necesidades y gustos de nuestros seguidores. Los contenidos deben ser frescos y contener ese toque personal que nos hace únicos. 

6. Compartir el contenido

Una vez creado el contenido, este ya está listo para ser compartido. Para que nuestra audiencia tenga acceso al contenido lo compartiremos a través de las diferentes redes sociales, blogs, webs, etc. ¡Sentíos orgullosos de vuestro contenido y compartid, que compartir es vivir!

7. Medir resultados

Una vez que hemos realizado los seis pasos anteriores, debemos medir los resultados si queremos que la “operación haya sido todo un éxito”. Así podremos confirmar si el contenido era útil o no para nuestra comunidad. Además, hacerlo nos permitirá conocer qué tipo de contenido les interesan más y cuáles tienen más engagement, lo que nos facilitará el trabajo la próxima vez. 

 

Content-curation

 

Herramientas para la curación de contenidos

Como siempre, a la hora de desarrollar muchas técnicas de marketing digital, es conveniente usar alguna herramienta que nos ahorre tiempo y haga nuestro trabajo más efectivo. Imaginaos hacer todos vuestros keyword research a mano, ¡sería una locura! 

Por eso, también existen unas cuantas herramientas que nos dan la vida si queremos curar nuestro contenido. Mis favoritas son:

Google Alerts

Esta es sin duda una de las que más uso, es casi como una droga para mí. Con Google Alerts, Google nos permite configurar alertas sobre temas de interés. Cada vez que exista nueva información sobre el tema en cuestión, Google nos enviará un correo electrónico. ¡Es perfecto!

Como véis en la imagen siguiente, crear alertas es de lo más fácil. Simplemente tenéis que escribir la palabra que queráis seguir y configurar la frecuencia, fuentes, idiomas, etc.

 

google-alerts

Feedly

Feedly es una herramienta esencial para cualquier profesional que busca realizar una curación de contenidos como todo un experto. Y es que con esta herramienta se puede:

  • Buscar, filtrar y ordenar los blogs por diferentes categorías.
  • Estar actualizado de los contenidos que comparten las blogs que queramos.
  • Agrupar los contenidos que nos interesen para verlos más tarde desde una misma plataforma.

Eso sí, aunque esta herramienta tiene una versión gratuita, si queremos que nos avise como lo hace Google Alerts o que nos deje filtrar, tendremos que pasarnos a la versión de pago.

Buffer 

Buffer es un dos por uno. Además de permitirnos planificar las publicaciones en diferentes plataformas, nos permite enviarnos y guardar cualquier noticia que encontremos en Internet. Es más, al hacerlo, Buffer la almacenará directamente en la cola para publicarlo en la plataforma que elijáis en el horario que hayáis configurado.

Esta herramienta no tiene una versión gratuita, sino que deja probarla durante siete a catorce días antes de adquirirla.

Evernote 

Evernote es una aplicación que no solo uso a la hora de curar el contenido, sino que también le saco partido en mi vida privada. Y es que esta aplicación permite crear anotaciones, guardar contenido que hayamos visto por la red y nos interese guardar, etc. Yo apunto desde la típica idea que se me ocurre cuando voy en el tren, hasta la lista de la compra. Vamos, que esta herramienta es todo un partidazo.

Conclusión

Como véis, la curación de contenidos no es algo que debamos tomarnos a la ligera. Aunque si os soy sincera, entiendo por qué muchos confunden a esta figura con el creador de contenidos, ya que todo redactor tiene un poco de curador cuando busca información y la plasma intentando aportar un valor extra para su usuario. 

Puede parecer una técnica tediosa, pero creedme, es muy útil. Así que no me seáis remolones y poneos manos a la obra. ¿Preparados? ¡Al lío!